La española Vectalia planta cara a Sarkozy para evitar un monopolio

La española Vectalia planta cara a Sarkozy para evitar un monopolio

Vectalia, el grupo de transportes controlado por la familia Arias, ha decidido plantar cara a la creación de un monopolio público de facto en el mercado de transportes de viajeros en Francia.

La compañía española, cuya principal filial es Subus, es uno de los mayores operadores de autobuses nacionales y la mayor empresa de transportes de capital privado en suelo galo. Gestiona los servicios de las ciudades de Perpignan, Séte, Sophia Antipolis y Amiens, un negocio que genera una facturación de más 60 millones de euros al año.
El plan estratégico de Vectalia, que factura 130 millones de euros y cuenta con una plantilla de 2.370 trabajadores, contemplaba un fuerte crecimiento en Francia, pero los planes de concentración empresarial auspiciados por el Eliseo, principal promotor de la fusión entre los gigantes Veolia Transport y Transdev, han puesto en peligro el proyecto.
Los responsables del grupo español aseguran que esta integración “dejará Francia controlada por tres grandes operadores, con presencia en todo el territorio, eliminando la posibilidad de implantación de empresas que no sean francesas”.