16 enero 2020 | Sin categorizar

Vectalia implanta el sistema NaviLens en 800 marquesinas

Este dispositivo permite a las personas con discapacidad visual localizar la parada de forma autónoma y recibir información locutada sobre los tiempos de paso de los autobuses usando su dispositivo móvil

Vectalia y el Ayuntamiento de Alicante han completado el despliegue en todas las paradas y autobuses del transporte urbano de Alicante de un innovador sistema digital denominado Navilens. Esta nueva tecnología desarrollada íntegramente en la Universidad de Alicante permite a personas con discapacidad visual localizar la parada de forma autónoma y recibir información locutada sobre los tiempos de paso, línea y destino de los autobuses a una velocidad inferior a 0,04 segundos.

El anuncio fue realizado por Raúl Cantero, director de transporte urbano de Vectalia y Juan Antonio Martí, director de Masatusa (empresa integrada en Vectalia), acompañados por el concejal de Transportes del Ayuntamiento de Alicante, Manuel Villar y por Estela Medina, directora de la ONCE en Alicante. La noticia se facilitó durante el transcurso de una presentación del sistema realizada en una marquesina de la Rambla que contó con la participación de un usuario con discapacidad visual que puso a prueba el funcionamiento del sistema.

Cabe destacar que este sistema se puso en marcha de forma piloto en las líneas especiales de Hogueras dispuestas para visitar las hogueras accesibles y resultó todo un éxito por lo que se tomó la decisión de implantar Navilens en todas las paradas, marquesinas y postes, -unas 800 aproximadamente- y en todos sus vehículos -alrededor de un centenar-.

La implantación de los códigos, característicos por sus colores llamativos, empezó en la línea especial de Hogueras y está instalando de forma progresiva en el resto de corredores de la ciudad. Con esta tecnología se eliminan también las barreras idiomáticas, puesto que toda esta información se ofrece en uno de los 18 idiomas habilitados en la aplicación en función de la configuración del teléfono móvil del usuario.

El modo de empleo es muy sencillo y ya se ha puesto a prueba previamente también en Barcelona y Murcia, ciudad donde la empresa desarrolladora, Neosistec (junto a la Universidad de Alicante) tiene la sede. También Nueva York está probando este sistema.


Basta con tener instalada una de las dos aplicaciones que habilitan la lectura de los códigos (NaviLens y NaviLens GO) y enfocar con el móvil que puede detectar el código hasta a 15 metros de distancia y con un ángulo de lectura de 160º. En ese momento la aplicación emite un sonido que avisa al usuario de que se ha encontrado un código, basta con agitar el móvil ligeramente (un shake) para que la locución con la información se reproduzca.

Con este sistema no solo persigue incrementar la accesibilidad al transporte público, sino también busca eliminar las barreras físicas e idiomáticas, que permitan mejorar la calidad del servicio y la experiencia de todos los usuarios sea cuales sean sus habilidades o idioma.

Alicante se sitúa a la cabeza en la aplicación de sistemas de accesibilidad a su transporte público, que además lo hace más universal, eliminando barreras y permitiendo que se beneficien del mismo un mayor número de personas con independencias de su situación, habilidad o el idioma.